La mirada de Jesucristo

sumiso, inmortal,

derrama desencanto

por los ojos.



Su alma es un incendio de llagas,

las cenizas de los dioses muertos.

Esculpido en su miseria,

se yergue comiendo tierra

con la boca torcida de hambre.



Yo huelo a vacío en sus huesos

ahora que la Iglesia arrastra

todo su hedor a cadáver

por nuestras vidas.



Salpica sudor rojo,

su estigma de sangre pobre.

Siento las espinas

de su frente punzantes

como agujas clavadas

en las alas

 de una mariposa.



Pero

padre, padre, padre

¡No soy yo madera exigua!

Mírame las manos de inri:

cómo me escuece la astilla

de este hombre, de esta cruz

y como un hierro marcado

me pesan sus clavos

en el pensamiento.

posted under |

1 distorsiones:

Secilla! dijo...

Si Jesús viera que le han hecho merchandising de la misma madera de la que le colgaron, se iría al Cielo si...pero corriendo por vergüenza ajena.
Muy bueno, si señora :)

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blog Archive

    Dale al play

    Entre manos

    Entre manos
    James Baldwin- Notes of a Native Son

    Listen Live the bill press show

    Listen Live the bill press show
    (12.00- 15.00, hora española)
Se ha producido un error en este gadget.

Los que leo

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Blog Archive

"De todos los pozos se puede salir cuando se enciende la curiosidad por saber lo que estará pasando fuera mientras uno se hunde"

Followers

"It's always somebody taking over the world and the people wind up having to pay the price"

I Giorni

Autoaprender árabe


Recent Comments