Soy el itinerario del sudor
que gotea tu estigma.
Soy la espalda en curva
de abandono de Dios,
el dromedario cansado de ser
el arqueado hijo del desierto.
Soy lengua lasciva
de capilares rojizos
lamiendo solemne un rastro.
Un amén falso crucificado
en la boca del domingo.

Y al humano que le rodea la muerte
la vida le orbita de agobio
y le late de esperanza
toda la frente satélite:

¡Escuece la calle sola,
el cuchillo limpio
en esta llaga del hombre!

posted under | 0 Comments

الشعر دائما (poesía siempre)

I have become another child.
I wake to see the world go wild.

Allen Ginsberg. An Eastern Ballad.



Me siento más completa desde ayer por la noche. Arrastraba todo lo que escribía con vértigo por lo que me pesaba tenerlo guardado. Es verdad que desde hace unos tres años fui abriendo esta faceta mía cada vez más hacia el exterior, después de tenerla oculta y sin luz tanto tiempo. Para mí los últimos meses no han sido fáciles, así que desde aquí os doy las gracias a TODOS. Especialmente a Javi. Como diría Kundera, estoy un poco más lejos de esa “insoportable levedad del ser”; del miedo de caer que suscita la gravedad.


posted under | 0 Comments

Ablación

Vivir como un bulbo
bajo tierra;
con los ovarios rotos
de humillación
y derramando
entre las piernas
un sexo insípido.

posted under | 0 Comments

En manos de delincuentes

En un curso al que asistí la semana pasada, tuve la buena suerte de toparme con este vídeo. En sólo ocho minutos escasos y con esa capacidad verbal tan directa y contundente, Arcadi Oliveres deja a cualquiera acorralado con tantos datos trágicos e ignorados por la inmensa mayoría de los mortales.

posted under | 0 Comments

Sueño I: El hombre sin tierra

Eres el fracaso púrpura
de un golpe vacío por dentro.
Un moratón sombrío
de alma oscura;
un mar sin faro,
el frío crudo
de un barranco flaco
encaramado al viento .

Así vives,
como un esclavo viejo
de extrarradio.
Te bebiste
la sed de los campos;
te amamantan
los acantilados de las manos,
los pensamientos de precipicio.
No hay lluvia que siembre
tu acento
yermo de llanto.

Eres tormenta seca de rayos;
un tronco sólido y opaco
sin una luz que vomite vida.

Odio todas mis pesadillas contigo.
Me despierto despoblada en los brazos
pero con el cráneo trastornado,
con los labios bocarriba.

Tú eres todo eso.
Pero yo soy
el dolor de una cabeza
que acumula sangre,
la soledad
en un pecho desnudo
que se levanta disiente,
repleto de los truenos más duros
y amargos
de tu carencia.

posted under | 0 Comments

Just what I needed





Noviembre viene pisando fuerte, parece que va a ser un mes cargado de proyectos.

Ahora mismo me quedo con esta canción de The Cars, que me gusta como hace tiempo que no me gustaba ni disfrutaba ninguna canción (exceptuando el disco remasterizado de Derek and The Dominos, Layla and Other Assorted Love Songs, que es una maravilla). Pero ese álbum lo pospongo para otra ocasión porque se merece entrada propia.

posted under | 0 Comments

¿Por qué?

Es difícil nadar contracorriente. La siguiente historia ilustra a la perfección el encasillamiento sociocultural en el que nacemos, crecemos, y morimos.

En un experimento se metieron cinco monos en una habitación. En el centro de la misma ubicaron una escalera, y en lo alto, unos plátanos. Cuando uno de los monos ascendía por la escalera para acceder a los plátanos, los experimentadores rociaban al resto de monos con un chorro de agua fría. Al cabo de un tiempo, los monos asimilaron la conexión entre el uso de la escalera y el chorro de agua fría, de modo que cuando uno de ellos se aventuraba a ascender un busca de un plátano, el resto de monos se lo impedían con violencia. Al final, e incluso ante la tentación del alimento, ningún mono se atrevía a subir por la escalera.


En ese momento, los experimentadores extrajeron uno de los cinco monos iniciales e introdujeron uno nuevo en la habitación.

El mono nuevo, naturalmente, trepó por la escalera en busca de los plátanos. En cuanto los demás observaron sus intenciones, se abalanzaron sobre él y lo bajaron a golpes antes de que el chorro de agua fría hiciera su aparición. Después de repetirse la experiencia varias veces, al final el nuevo mono comprendió que era mejor para su integridad renunciar a ascender por la escalera.
Los experimentadores sustituyeron otra vez a uno de los monos del grupo inicial. El primer mono sustituido participó con especial interés en las palizas al nuevo mono trepador.


Posteriormente se repitió el proceso con el tercer, cuarto y quinto mono, hasta que llegó un momento en que todos los monos del experimento inicial habían sido sustituidos.

En ese momento, los experimentadores se encontraron con algo sorprendente. Ninguno de los monos que había en la habitación había recibido nunca el chorro de agua fría. Sin embargo, ninguno se atrevía a trepar para hacerse con los plátanos. Si hubieran podido preguntar a los primates por qué no subían para alcanzar el alimento, probablemente la respuesta hubiera sido esta “No lo sé. Esto siempre ha sido así”.



posted under | 0 Comments
Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blog Archive

    Dale al play

    Entre manos

    Entre manos
    James Baldwin- Notes of a Native Son

    Listen Live the bill press show

    Listen Live the bill press show
    (12.00- 15.00, hora española)
Se ha producido un error en este gadget.

Los que leo

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Blog Archive

"De todos los pozos se puede salir cuando se enciende la curiosidad por saber lo que estará pasando fuera mientras uno se hunde"

Followers

"It's always somebody taking over the world and the people wind up having to pay the price"

I Giorni

Autoaprender árabe


Recent Comments