I am not supposed to write here right now, well, the true is that I'm not supposed to do anything but studying. I feel like a robot processing information day after day. I am writing in English because most of the time I am reading, writing, listening to English (what about thinking? dreaming?). The thing is that today I need to unleash my thoughts, or at least to try it. Overwhelmed by melancholy by scattered memories from the past. Where you are now, how you are feeling, what you are thinking about. Maybe you are drinking eating kissing struggling for pleasure as I do (as Mertens did) or sleeping or you are thinking (as I am) that Americans made the wrong choice, that people lost their brains long time ago (It's colonization's fault). But is it not the same in Spain? Is it not the same in every single part of the world? This tiny-toy world. I am becoming old. 26 years old. I wonder who I will feel within 25 years. Too many burdens. Today I have no faith in human race. I look around and decide that I do not want offspring. The earth is our only heritage, our reduced-to-gases heritage. Ginsberg said that the burden of the world is love.When the levee breaks sounds in my mind. Over and over again.

TYGER, tyger, burning bright
In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Could frame thy fearful symmetry?

When the levee breaks I don't wanna stay.


posted under | 0 Comments

El doble valor de lo gratamente inesperado.

posted under | 0 Comments

Clepsidras

Retazos de estos días de verano



Tu mirada. Conmigo te llevaré hasta el último día de mi vida, sobrevolando mis demonios y los infiernos de adentro y afuera. Con el mar en la esencia, en las espinas del dorso, tu mirada, este atardecer del rojo delgado.  Y tu amor, un reloj tras la arena tumbádo en la retina del tiempo, en el reflejo desnudo de tus ojos, arando el cuerpo, esperándome a abrazarte. 


El Bosco. Las tentaciones de San Antonio Abad







"—Dime, ¿cuánto queda en mi reloj de arena? —No voy a responder a esa pregunta —replicó ella—, porque entonces pasarías el resto de tu vida intentando prolongar ese plazo, por muy dilatado que sea. Limítate a vivir; ese es tu trabajo. Cuando llegue tu hora, yo vendré a buscarte. Ese es mi trabajo. Nos veremos entonces…"

Laura Gallego. El coleccionista de relojes extraordinarios. 





Viajo a la costa.


posted under | 0 Comments

posted under | 0 Comments

Por su lado y a su modo también Andrés andaba buscando explicaciones de algo que sele escapaba en la audición de Prozession; al que te dije terminaba por hacerle gracia eseoscuro acatamiento a la ciencia, a la heredad helénica, al porqué insolente de toda cosa, unaespecie de vuelta al socratismo, horror al misterio, a que los hechos ocurrieran y fueranrecibidos porque sí y sin tanto por qué; sospechaba la influencia de una tecnologíaprepotente encaramándose en una más legítima visión del mundo, ayudada por lasfilosofías de izquierda y de derecha, y entonces se defendía a golpes de mamboretá y dejazmines recién regados, aflojando por un lado a esa exigencia de mostrar la relojería de lascosas pero proporcionando una explicación que pocos encontrarían plausible. En mi caso lacuestión era menos rigurosa, mi problema de esa noche antes de que vinieran Marcos yLonstein a partirme por el eje, cordobeses del carajo, era entender por qué no podíaescuchar la grabación de Prozession sin distraerme y concentrarme alternativamente, y pasóun buen rato antes de que me diera cuenta de que la cosa estaba en el piano. Entonces esasí, basta repetir un pasaje del disco para corroborarlo; entre los sonidos electrónicos otradicionales pero modificados por el empleo que hace Stockhausen de filtros y micrófonos,de cuando en cuando se oye con toda claridad, con su sonido propio, el piano. Tan sencilloen el fondo: el hombre viejo y el hombre nuevo en este mismo hombre sentadoestratégicamente para cerrar el triángulo de la estereofonía, la ruptura de una supuestaunidad que un músico alemán pone al desnudo en un departamento de París a medianoche. Es así, a pesar de tantos años de música electrónica o aleatoria, de free jazz (adiós, adiós,melodía, y adiós también los viejos ritmos definidos, las formas cerradas, adiós sonatas,adiós músicas concertantes, adiós pelucas, atmósferas de los tone poéms, adiós loprevisible, adiós lo más querido de la costumbre), lo mismo el hombre viejo sigue vivo y seacuerda, en lo más vertiginoso de las aventuras interiores hay el sillón de siempre y el tríodel archiduque y de golpe es tan fácil comprender: el sonido del piano coagula esapervivencia nunca superada, en mitad de un complejo sonoro donde todo es descubrimientoasoman como fotos antiguas su color y su timbre, del piano puede nacer la serie menospianística de notas o de acordes pero el instrumento está ahí reconocible, el piano de la otramúsica, una vieja humanidad, una Atlántida del sonido en pleno joven nuevo mundo. Ytodavía es más simple comprender ahora cómo la historia, el acondicionamiento temporal ycultural se cumple inevitable, porque todo pasaje donde predomina el piano me suena comoun reconocimiento que concentra la atención, me despierta más agudamente a algo quetodavía sigue atado a mí por ese instrumento que hace de puente entre pasado y futuro.Confrontación nada amable del hombre viejo con el hombre nuevo: música, literatura,política, cosmovision que las engloba. Para los contemporáneos del clavicordio, la primeraaparición del sonido del piano debió despertar poco a poco al mutante que hoy se ha vueltotradicional frente a los filtros que sigue manejando ese alemán para meterme por las orejasunas sibilancias y unos bloques de materia sonora nunca escuchados sublunarmente hastaesta fecha. Corolario y moraleja: todo estaría entonces en nivelar la atención, en neutralizarla extorsión de esas irrupciones del pasado en la nueva manera humana de gozar la música.Sí, en una nueva manera de ser que busca abarcarlo todo, la cosecha del azúcar en Cuba, elamor de los cuerpos, la pintura y la familia y la descolonización y la vestimenta. Es naturalque me pregunte una vez más cómo hay que tender los puentes, buscar los nuevoscontactos, los legítimos, más allá del entendimiento amable de generaciones ycosmovisiones diferentes, de piano y controles electrónicos, de coloquios entre católicos,budistas y protestantes, de deshielo entre los dos bloques políticos, de coexistencia pacífica;porque no se trata de coexistencia, el hombre viejo no puede sobrevivir tal cual en el nuevo aunque el hombre siga siendo su propia espiral, la nueva vuelta del interminable ballet; yano se puede hablar de tolerancia, todo se acelera hasta la náusea, la distancia entre lasgeneraciones se da en proporción geométrica, nada que ver con los años veinte, loscuarenta, muy pronto los ochenta. La primera vez que un pianista interrumpió su ejecuciónpara pasar los dedos por las cuerdas como si fuera un arpa, o golpeó en la caja para marcarun ritmo o una cesura, volaron zapatos al escenario; ahora los jóvenes se asombrarían si losusos sonoros de un piano se limitaran a su teclado. ¿Y los libros, esos fósiles necesitados deuna implacable gerontología, y esos ideólogos de izquierda emperrados en un ideal pocomenos que monástico de vida privada y pública, y los de derecha inconmovibles en sudesprecio por millones de desposeídos y alienados? Hombre nuevo, sí: qué lejos estás,Karlheinz Stockhausen, modernísimo músico metiendo un piano nostálgico en plenairisación electrónica; no es un reproche, te lo digo desde mí mismo, desde el sillón de uncompañero de ruta. También vos tenés el problema del puente, tenés que encontrar lamanera de decir inteligiblemente, cuando quizá tu técnica y tu más instalada realidad teestán reclamando la quema del piano y su reemplazo por algún otro filtro electrónico(hipótesis de trabajo, porque no se trata de destruir por destruir, a lo mejor el piano le sirvea Stockhausen tan bien o mejor que los medios electrónicos, pero creo que nosentendemos). Entonces el puente, claro. ¿Cómo tender el puente, y en qué medida va aservir de algo tenderlo? La praxis intelectual (sic) de los socialismos estancados exigepuente total; yo escribo y el lector lee, es decir que se da por supuesto que yo escribo ytiendo el puente a un nivel legible. ¿Y si no soy legible, viejo, si no hay lector y ergo nohay puente? Porque un puente, aunque se tenga el deseo de tenderlo y toda obra sea unpuente hacia y desde algo, no es verdaderamente puente mientras los hombres no lo crucen.Un puente es un hombre cruzando un puente, che.Una de las soluciones: poner un piano en ese puente, y entonces habrá cruce. La otra:tender de todas maneras el puente y dejarlo ahí; de esa niña que mama en brazos de sumadre echará a andar algún día una mujer que cruzará sola el puente, llevando a lo mejor enbrazos a una niña que mama de su pecho. Y ya no hará falta un piano, lo mismo habrápuente, habrá gente cruzándolo. Pero andá a decirle eso a tanto satisfecho ingeniero depuentes y caminos y planes quinquenales.

Julio Cortázar. Libro de Manuel

posted under | 0 Comments

Malpaís




malpaís

1. m. Geol. Campo de lava reciente, con una superficie tortuosa, estéril y árida.


Pintura: Paisaje herido (Ildefonso Aguilar, 1996)

posted under | 0 Comments

14 de junio



Hastiado de la farsa
y de la sombra,
quiero vivir en ti,
sencillamente,
escuchando tan solo
los compases más íntimos
que me grite la sangre,
voy a gritar más fuerte:
¡¡No te vayas!!
La sangre, el corazón, la tierra.
Mi sangre deseando un lugar
en tu sangre,
un confundirme en ti.
Sólo un grito me quema la garganta
y tengo que soltarlo o abrasarme.
 ¡¡No te vayas!!


Juan Manuel Flores

posted under | 0 Comments

posted under | 0 Comments

posted under | 0 Comments

Oye a tu masa, a tu cometa, escúchalos;
no gimas de memoria, gravísimo cetáceo;
oye a la túnica en que estás dormido,
oye a tu desnudez, dueña del sueño.

Relátate agarrándote
de la cola del fuego y a los cuernos
en que acaba la crin su atroz carrera;
rómpete, pero en círculos;
fórmate, pero en columnas combas;
descríbete atmosférico, sér de humo,
a paso redoblado de esqueleto.

¿La muerte? ¡Opónle todo su vestido!
¿La vida? ¡Opónle parte de tu muerte!
Bestia dichosa, piensa;
dios desgraciado, quítate la frente. Luego, hablaremos.


César Vallejo

posted under | 0 Comments

Un pájaro y su sombra son dos pájaros
y una sola existencia dividida.

El uno prisionero de la luz
frágil humo atrapado por grilletes de oro;
el otro desligado de la tierra
soberano del aire
libre
como un alma sin cuerpo.


Gracia Iglesias

posted under | 0 Comments




posted under | 0 Comments

Imagination

Imagination 
creates the situation, 
and, then, the situation 
creates imagination. 

It may, of course, 
be the other way around: 
Columbus was discovered 
by what he found. 

James Baldwin

posted under | 0 Comments

Era todo de un negro solitario, lleno del peso de un paraíso
donde los padres no llaman a sus hijos por un nombre.
Iban todos desnudos, perdidos en mitad de ese oscuro bosque edénico:
un frío de enero con el pulmón en el precipicio de ese cielo derramándose...


¿Quién lee poesía, padre?
Y en las tinieblas, ¿quién encuentra el pan?

posted under | 0 Comments

Efigie de la ausencia

Mi extrañarte es el hambre infinita de la estatua
y la soledad una mirada de piedra.


posted under | 0 Comments
Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blog Archive

    Dale al play

    Entre manos

    Entre manos
    James Baldwin- Notes of a Native Son

    Listen Live the bill press show

    Listen Live the bill press show
    (12.00- 15.00, hora española)
Se ha producido un error en este gadget.

Los que leo

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Blog Archive

"De todos los pozos se puede salir cuando se enciende la curiosidad por saber lo que estará pasando fuera mientras uno se hunde"

Followers

"It's always somebody taking over the world and the people wind up having to pay the price"

I Giorni

Autoaprender árabe


Recent Comments