28 de mayo de 2011

Ayer. Apenas he podido dormir, de ayer. Ayer, esa es la enfermedad de hoy. Hoy me levanto a las diez y media, me trago el yogur de melocotón. Aparte me duele la tripa, estoy rebosante de trabajo rebosado y ayer me duele mucho. Más que la tripa, mucho más si me apuras. No sé qué está sucediendo. Seré yo. Será todo el resto. Será un pedazo de ambas circunstancias. Pero la situación parece estar deshilachada. Yo lo parezco también. Me dolía tremendamente Barcelona. También Lleida. Me dolía con rabia asimétrica, como a cualquier perro loco. Ayer me dolía toda persona en manos de policía fascista. “FASCISTA. FASCISTA. Mariajo, somos unos fascistas por no querer entrar ahí, ¿verdad? “(carcarjada sarcástica, entendí). "Mariajo, tú que eres tan antifascista, haz una asamblea en señal de protesta porque no queremos entrar. Sí, sí Mariajo, ¿no eres tú tan antifascista?" (carcajada punzante ataca de nuevo). "Tía, entiéndeme, que hoy hay gente nueva que viene de otros sitios, no me pidas que entre ahí, que no quiero quedar mal delante de nadie". (me retumba dentro lo de quedar mal, quedar mal, quedar mal, quedar mal….)
“Eres demasiado susceptible. Siempre te pasa igual. No sé por qué te pones así con bromas". "Mariajo, ¿también vas a hacer una asamblea aquí? Joder tia, es que somos unos fascistas. Hay que ir en contra de los fascistas, Mariajo, tú que eres tan antitodo”. (más carcajadas).
Me duele salir de ese maldito lugar con los pies llenos de albero y los ojos colmados en lágrimas retenidas, y decirle a R. que es que se me ha metido un pizco en el ojo, que los tengo irritados del polvo que se ha levantado. No sé si la convencí, aunque fuera una metáfora real, mientras paso enfrente de las luces diluidas de la noria, sabiendo que yo nunca me volveré a subir allí arriba con nadie como hace cuatro años, y mi interior se pregunta en árabe ayna asdiqaai? Ayna asdiqaai?, como si del disco de Extremoduro se tratara.
Me duele el autobús a las seis y media de la mañana de vuelta. Me duelen los tíos snobs del barrio que hablan con desdén y prepotencia sobre los culos de las tías que se suben o se bajan en las paradas, y que lanzan miradas impregnadas en testosterona, como si todas fuéramos animales susceptibles de ser montadas. Me duelen de forma remanente las elecciones de mi país. Me duele esta democracia de veinte duros tan analfabetamente impotente. Me duele el amor de juguete roto que desprendo con el komboloi en las manos, y no poder controlar el chorro de nostalgia que me sale.
Me duele toda la injusticia social que envuelve el mundo, semejante a una bomba detonante envuelta en un papel de regalo con un lazo rojo de sangre. Me duele observar lo que hay alrededor y sentirme fuera de todo él, desglosada, a kilómetros de distancia con esa carga del sufrir, mientras mi alma de mamífero, que dicen viene de Andrómeda , abraza a Machado con silbo despierto:

Son tierras para el águila,
un trozo de planeta,
por donde cruza errante la sombre de Caín.

posted under , |

0 distorsiones:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blog Archive

    Dale al play

    Entre manos

    Entre manos
    James Baldwin- Notes of a Native Son

    Listen Live the bill press show

    Listen Live the bill press show
    (12.00- 15.00, hora española)
Se ha producido un error en este gadget.

Los que leo

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Blog Archive

"De todos los pozos se puede salir cuando se enciende la curiosidad por saber lo que estará pasando fuera mientras uno se hunde"

Followers

"It's always somebody taking over the world and the people wind up having to pay the price"

I Giorni

Autoaprender árabe


Recent Comments